samedi 26 avril 2008

BLANCA INÉS Y MAGOLA / BOGOTÁ Y MANIZALES

Blanca Inés lleva una carrera política.
Magola lleva la batuta de una institución para formar jóvenes.

Blanca Inés es la nueva alcaldesa local de Chapinero, una céntrica localidad de Bogotá.
Magola es la rectora del colegio Leonardo DaVinci de Manizales.

Blanca Inés acaba de protagonizar un reportaje en El Espectador.
Magola es el centro de una historia en El Tiempo.

La primera acepta con orgullo su lesbianismo.
La segunda expulsó del colegio a dos jóvenes de 16 y 17 años por ser lesbianas.

La alcaldesa es la representante de una comunidad que busca su inclusión en una sociedad a veces demasiado conservadora.
La rectora acepta en silencio las manifestaciones discriminatorias hacia el lesbianismo.

Educar en civismo es preparar a los más jóvenes para ejercer plenamente su ciudadanía y para que algún día personas con liderazgo, como Blanca Inés, no tengan que ser discriminadas por gente como las estudiantes que forma Magola. Tal vez en ese colegio hizo falta una clase de esa materia.

4 commentaires:

Akira a dit…

Hice el ejercicio de leer algunos comentarios de los foristas del tiempo y la verdad....... este pais maneja no una doble si no triple moral.....

Que triste que un educador como la magola se preste para este tipo de cosas!!!!!

Juan Pablo Calvas a dit…

Akira,
Es triste que desde pequeños en los lugares en que se deben formar a los ciudadanos del mañana se estén inculcando la discriminación y la intolerancia. Ojalá la personería de Manizales y la secretaría de educación de esa ciudad tomen cartas en el asunto, porque además aqui se atentó contra la Constitución.

Oyerista a dit…

Aquí seguimos enredados, patinando en maricadas, nuestro sesgo provinciano es más poderoso que toda la modernidad. A propósito encontré una buena historia relacionada con el tema.

Juan Pablo Calvas a dit…

Amigo Oyerista,
Sesgo de provincia y también una doble moral demasiado católica-conservadora. Una vez más, herencia de nuestros "fundadores"...
Por cierto, excelente paralelo el que hace Gustavo Gómez, muy muy muy bueno.