mercredi 9 janvier 2008

¿DE QUIEN ES HIJA, FAMILIAR O AMIGA LA JOVEN ABUSADA?

La pregunta puede parecer un tanto exagerada, pero no me parece normal semejante despliegue mediático y policivo ante la historia del robo y posterior abuso sexual de unas jóvenes en un cerro aledaño a la población de Chía.

No es por nada, pero diariamente hay violaciones, diariamente hay atracos en Bogotá y no por eso se pone a los mejores investigadores de la DIJIN a investigar el caso (ver noticia). ¿O será que sí y El Tiempo y Caracol nunca se enteraban?

Me parece rara tanta atención de las autoridades a un caso que de no haberle ocurrido a estas jóvenes seguro habría pasado desapercibido. Por eso insisto en que sería bueno saber de quien son amigas, conocidas o familiares las víctimas, un show como este no es gratuito.

¿Qué podrán pensar otras víctimas de violaciones, muchas veces más violentas y terroríficas al ver el trato preferencial para este caso?

3 commentaires:

Akira a dit…

Tiene razón, habria que mirar de quien son amigas estas señoritas y deducir entonces el por que del despliegue.

Ahora, teniendo en cuenta que aqui en este pais se le tiende tapete rojo a todo aquel que venga o del norte o de tierritas antiguas, pues es seguro que para contrarrestar lo que diga la prensa danesa nuestros maravillosos dirigentes optaron por mostrarse interesadisimos en saber quien le toco un cabello a la niñita europea.

Hay horrores mas grandes que se han quedado en el olvido, y ahi seguiran, para esto jamas tendremos memoria.

MAP a dit…

Akira,
Sí es un tanto triste el asunto que demuestra que aqui sólo se le pone cuidado a ciertas personas. Como decir que el delito sí es delito cuando se comete contra unos y, más bien, tiene tintes de contravención cuando se comete contra otros.

Por cierto, más detalles de la misteriosa niña influyente: salida de exclusivo colegio al norte de Bogotá, ha viajado a Dinamarca (eso no lo hace cualquiera) y tiene como carro propio un Citroen... No es cualquier cosa!

Oyerista a dit…

Me hice la misma reflexión al ver el avance de los titulares, hasta me costó creer la cifra de 150 o 130 investigadores de diferentes instituciones (quienes trabajan en la búsqueda de fosas comunes debieron palidecer), la recompensa se convirtió en un genérico. Queda un sabor agridulce: la sensación de satisfacción ante la solución rápida y la vergüenza ante tantas víctimas anónimas y sin influencias. Al parecer el papá se llama Mauricio. Se nota el provincianismo y el afán por aparecer supereficientes frente a la niña danesa ¿o los posibles turistas?